INTEGRACION PARA EL BIENESTAR
PRIMER CENTRO INTEGRADOR
DE MEDICINA OCCIDENTAL Y
MEDICINA NO TRADICIONAL
09 de Junio de 2011
Ayurveda. La ciencia del rejuvenecimiento
Este sistema de salud originado en India hace más de 5000 años gana adeptos cada día. En este artículo, un especialista nos explica por qué.
El significado mismo de la palabra Ayurveda explica claramente sus alcances: Ayur significa vida y Veda, conocimiento. El Ayurveda es una forma de vida; es decir no solo constituye un sistema médico de tratamiento de las enfermedades, sino que está concebido como un verdadero sistema de salud que procura la prevención de las enfermedades y fomenta hábitos saludables de vida. La Medicina Ayurveda tiene su origen en la India hace más de 5000 años.
El Ayurveda expresa claramente la necesidad de la integración entre el cuerpo, la mente y el espíritu, y de tal forma su acción terapéutica contempla a todos estos factores; concibiendo a la vida sana como la manifestación en equilibrio de los sentidos, la mente, el cuerpo y el espíritu. De tal forma, toda experiencia positiva o negativa que incida en el cuerpo tendrá su efecto en la mente y viceversa. Es esta interacción permanente la que debe tenerse en cuenta en todo sistema médico que busque realmente curar al paciente y que aspire a prevenir la enfermedad y generar una mejora en la calidad de vida.
Cualquier medicina, tradicional o no, coincidirá en lo siguiente: lo esencial de un tratamiento es la supresión de la causa; pero la interpretación de cuál es la causa es la que las diferencia sin lugar a dudas. El Ayurveda reconoce como causa última de todas las enfermedades a la violación de las leyes de la naturaleza, y que todas sus diversas manifestaciones comienzan con una alteración en la conciencia individual. Teniendo en cuenta esto, la terapéutica ayurvédica busca tratar la causa profunda de la enfermedad, estableciendo un tratamiento integral del enfermo y no solo la resolución del síntoma específico que se haya manifestado. Con tal objetivo totalizador, una vez identificado el tipo constitucional mente-cuerpo y el desequilibrio específico, se seleccionan las terapéuticas apropiadas para restaurar el equilibrio perdido, normalizar la fisiología, mejorar los procesos digestivos y eliminar las toxinas.
Parafraseando al Dr. R. Svoboda el “crimen contra el sentido común” es hoy en día tan frecuente que buscamos casi con desesperación encontrar algo que nos ayude, primero a “entender” el porqué y segundo, a encarrilarlo nuevamente. El “asesino” vendría a ser nuestra obstinación que reiteradamente nos lleva a hacer lo opuesto a lo que nuestro sentido común nos dice. Esa perversión de la inteligencia, esa obstinación, suele empezar en la mente, y desde ella se proyecta en el cuerpo físico en forma de enfermedad.
La Medicina Ayurveda procura difundir la importancia del autoconocimiento de la composición corporal. El autoconocimiento evita justamente el “crimen contra el sentido común”: el conocer nuestra constitución (Pitta, Vata y Kapha y sus diferentes combinaciones), nos permite adaptar las rutinas diarias y estacionales, adaptar nuestra dieta y armonizar desde el cuerpo el complejo mente-cuerpo y espíritu. Conociendo nuestra constitución y los factores que pueden desequilibrarla, podemos diseñar un plan equilibrado y específico para cada constitución y evitar de esta manera el desequilibrio y la enfermedad, permitiendo experimentar una mejor calidad de vida. Este plan incluirá la alimentación adecuada para cada constitución, y/o sugerirá: la rutina diaria más apropiada, el ejercicio o actividad física que corresponda, la práctica de meditación, el masaje corporal, hábitos higiénico dietéticos, pautas para el descanso y el sueño, etc., etc.
A partir de un diagnóstico correcto, preciso y sincero de nuestra constitución podemos adaptar nuestros hábitos de vida para mantenernos sanos, equilibrados y plenos.
Podríamos decir que la estética y/o la belleza corporal es el “efecto secundario” del Ayurveda. Cuando con conciencia y libertad optamos por aquello que es lo más apropiado para nuestra constitución y evitamos o modificamos todo aquello que nos perjudica, esto solo puede resultar en “belleza” que no solo se expresa en el conjunto cuerpo-mente y espíritu individual sino en el macrocosmos, en donde se expresan sin lugar a dudas cada una de nuestras conciencias individuales o microcosmos.
En el Ayurveda la estética tiene más que ver con el rejuvenecimiento; interpretando a su opuesto, el envejecimiento, como a una enfermedad autoinmune en donde la conciencia individual no reconoce a su propio cuerpo. Desde esta concepción, la medicina Ayurveda sugiere los cambios de hábitos de vida ya mencionados y técnicas específicas de rejuvenecimiento o rasayanas, que procuran revertir los efectos de aquel “crimen contra el sentido común” que mencionáramos antes.